top of page

Picudo rojo en Uruguay: Cómo controlar y prevenir la muerte de palmeras

Actualizado: 30 oct 2022



En este artículo describiremos un conjunto de temas relacionados con una grave adversidad sanitaria que se presenta en la actualidad en el Uruguay: El ataque del insecto picudo rojo en palmeras ornamentales.

Dada la aparición y progresión del picudo rojo (Rhynchophorus ferrugineus) en Uruguay, que supone ya un alto riesgo para miles de ejemplares de palmeras de distintas variedades en lugares de alto interés paisajístico, turístico y patrimonial, estamos trabajando con excelentes resultados con una nueva tecnología israelí que aborda la única solución real de detección precoz del picudo rojo en palmeras.

Esta plaga se conoce hace más de 30 años en los países mediterráneos y ocasiona cada año la muerte de cientos de miles de ejemplares de distintas variedades de palmeras. Debido a este gran problema, con impactos económicos y ambientales, se ha desarrollado una nueva tecnología de detección temprana que ahora se aplica en más de 20 países, entre ellos Israel, España, Francia, Italia, Marruecos, India, Arabia Saudita y Tailandia. La tecnología permite asegurar una eficiencia del 98% en la detección de la larva del picudo rojo.

Por otra parte, las experiencias realizadas en otros países indican que el uso de trampas con feromonas o kairomona pueden provocar incluso la atracción de la plaga hacia lugares donde antes no existía y causar más daño que beneficio.


Un sensor para salvar árboles y palmeras




La solución consiste en la instalación en el tronco de un sensor sísmico desarrollado exclusivamente para la detección del ruido generado por el aparato bucal de la larva del insecto. El sensor transmite por señales de radio los datos a una centralita con conexión a Internet y desde el servidor en la nube, con inteligencia artificial, se discriminan los ruidos ajenos al ruido generado por la larva del coleóptero y se comparan con patrones ya conocidos de diferentes tipos de insectos, es decir que el sensor reconoce el ruido generado, en este caso, por el picudo rojo y discrimina los ruidos generados por el viento, vehículos, aves que hospedan la planta, etc. Una vez identificado el patrón el sistema envía una alerta de sospecha y al cabo de unos días determina si la palmera o árbol están limpios, infestados o muy infestados. Con esas notificaciones se puede actuar en la aplicación puntual de fitosanitarios para erradicar la plaga a muy temprana edad. Asimismo, el sensor nos permite monitorear y hacer seguimiento de tratamientos químicos suministrados a la planta, con el fin de poder conocer la eficiencia de ellos.

Expansión de la plaga

Aprendiendo de lo sucedido en otros países, lamentablemente esta plaga se expandirá de forma exponencial en el Uruguay. Sabemos que cada ejemplar de picudo hembra posee el potencial reproductivo de entre unos 200 a 500 huevos, que al eclosionar se convierten en larvas que se alimentan del tejido vegetal y provocan la muerte del ejemplar en pocos meses, lo que además de la pérdida vegetal supone un riesgo físico para construcciones, bienes personales y físicos.

Según los últimos estudios y normativas internacionales, las siguientes palmeras presentes en suelos uruguayos son sensibles al picudo rojo: Phoenix canariensis, Washingtonia robusta, Washingtonia filifera, Syagrum romanzoffianum, Butia capitata, Howea forsteriana, Trachycarpus fortunei, Chamaerops humillis, Phoenix roebelinii, entre otras. Todas esas palmeras se pueden encontrar en Uruguay en casi todos los departamentos y ya se han publicado casos de pérdida de palmeras por la plaga del Picudo rojo en Montevideo, Canelones, Rocha, San José, Colonia, Rio Negro y Paysandú.

En este momento, como empresa uruguaya, somos los únicos capaces de ofrecerla única solución integral que combina la detección temprana del Picudo rojo con la protección de las palmeras mediante la aplicación de endoterapia vegetal. Hemos llegado a la conclusión de que esta combinación genera una sinergia entre ambas tecnologías mejorando ampliamente la protección y reduciendo casi a cero la tasa de mortalidad de las palmeras.



Ventajas de la tecnología Iotree

La instalación de la red sensores nos permite detectar la plaga de forma muy precoz e individualizada, revelando la presencia incluso de una pequeña larva en su primera semana de vida, sin necesidad de que aparezcan síntomas externos, notificándose de forma inmediata para que se pueda tratar ese ejemplar sin dar tiempo a que el daño progrese.

El monitoreo de los sensores se realiza en tiempo real a través de Internet, sin necesidad de realizar visitas presenciales y el sistema permite, además de detectar al insecto, confirmar a posteriori la eficacia del tratamiento realizado en caso de infestación.

Esta tecnología es realmente de muy bajo costo y supone solo una fracción del precio de la fumigación indiscriminada, de la pérdida de ejemplares y los costos de retiro, incineración o entierro y reposición de ejemplares nuevos (que presenta una eficacia muy inferior e incluso menor si no es realizada correctamente). El sensor tiene una vida útil de unos 10 años, no precisa de mantenimiento especial y su batería se cambia cada 3 años.

El diseño compacto del sensor no interfiere con la estética del paisaje y su rapidez de instalación hace que se puedan colocar sensores en decenas de ejemplares en un solo día.

Entonces, la mayor ventaja que tiene el sensor IOTREE, desarrollado y fabricado en Israel por la empresa Agrint, es su capacidad de detectar la presencia del insecto dentro de la palmera mucho antes de que se genere un daño irreversible. Ya que está claro que para evitar la muerte de la palmera, es imprescindible actuar con rapidez contra el picudo rojo, mucho antes de que se observen signos visuales en la propia palmera. Por otra parte, entendemos ya que la fumigación foliar no tiene muy buenos resultados, porque el insecto se hospeda dentro de la palmera y cumple su ciclo biológico dentro de ella, en otras palabras, la fumigación con duchas o aspersión no llegan a estar en contacto con el insecto que se internó dentro del estípite o tronco.

Como mencionamos antes, además de la instalación de nuestro sensor, aplicamos la endoterapia vegetal con un sistema especial importado de EE.UU. de la empresa Arbor Systems, que consiste en la inyección de químicos en el sistema vascular de la palmera mediante el uso de jeringas especialmente diseñadas. Debido a la porosidad de los tejidos de las palmeras, el químico inyectado se dispersa rápidamente por el tronco hasta llegar al ápice y hojas de la misma.

Según la literatura relacionada al control del picudo rojo, se ha demostrado que los tratamientos de endoterapia vegetal son el método de control químico más efectivo. Al combinar el sensor IoTree con la endoterapia, ofrecemos una protección integral y efectiva que abarca el monitoreo y la prevención. De esta manera, es posible reducir sustancialmente la tasa de mortalidad de palmeras, que en otros países ha llegado a ser del 90%.

Hoy en día, estamos educando al público y nuestro clientes, que el costo de retirar una palmera muerta asciende a entre US$ 1.250 y US$ 1.900 dólares (costo que se elevará en el futuro por la alta demanda generada por los avances de la plaga). Si bien los costos del sensor y la endoterapia preventiva varían según el proyecto, su ubicación y la cantidad de ejemplares a proteger, es clave entender que el costo del sensor es sólo una fracción del costo de la aplicación indiscriminada de pesticidas sumado al costo por la pérdida de ejemplares.


Salvar la palmera, evitar contagios y ahorrar muchísimo dinero

Los sensores IoTree proporcionan una solución muy favorable comparada con la fumigación indiscriminada y periódica de todos los ejemplares que implica altos costos económicos y ambientales por su toxicidad e impacto negativo sobre una diversidad de animales e insectos (aves, mariposas, abejas, mamíferos, etcétera), además de afectar la salud humana especialmente en entornos urbanos.


Comentarios

Obtuvo 0 de 5 estrellas.
Aún no hay calificaciones

Agrega una calificación
bottom of page